RASPADO Y ALISADO RADICULAR

El Raspado dental y el Alisado radicular es la base del tratamiento de las encías inflamadas porque no hay salud si no se eliminan los depósitos calcificados (sarro) que se acumulan sobre los dientes con el paso del tiempo.

El Sarro puede estar situado sobre la encía pero frecuentemente esta también situado por debajo de la encía y fuera de la vista. El llamado sarro subgingival, es el más peligroso porque es el que está más cerca del hueso y el responsable de la destrucción de hueso de soporte de los dientes y muelas.

RASPADO DENTAL será el procedimiento necesario para eliminar el cálculo depositado sobre el diente.

RASPADO RADICULAR, es el mismo procedimiento pero realizado por debajo de la corona y con frecuencia es un procedimiento realizado a ciegas porque pretendemos eliminar el sarro que no se ve, porque está debajo de la encía y está en lo que llamamos bolsa periodontal.

ALISADO RADICULAR, es el complemento indispensable del Raspado dental y del Raspado Radicular porque aunque el raspado elimina el cálculo, precisa del alisado para eliminar las toxinas bacterianas que quedan impregnadas en la raíz del diente a fin de que la superficie dental sea biológicamente aceptable para la encía y se pueda reenganchar al diente después de realizar el procedimiento de limpieza y sanar.

El Raspado dental y el Alisado dental no deben de ser considerados como procedimientos diferentes, sino que son procedimientos realizados simultáneamente y la diferencia entre ellos es debida a la intensidad del movimiento. El raspado es más intenso y necesita más fuerza para hacer saltar el cálculo. Por el contrario el Alisado radicular es un movimiento más suave que pretende que la superficie de la raíz quede muy pulida.

LOS OBJETIVOS DEL RASPADO Y ALISADO RADICULAR son:

1.- La eliminación de la capa de bacterias periodontales y del cálculo dental. La flora bacteriana que se depositara sobre el diente después del raspado será diferente y estará constituida por bacterias beneficiosas.

2.- Conseguir transformar la encía inflamada, sangrante, supurante y con bolsas periodontales, en encía sana y firme.

3.- Reducción de bolsas periodontales profundas en otras de menor profundidad.

4.- Crear una superficie radicular compatible con el restablecimiento de un tejido conectivo sano y un epitelio gingival bien enganchado al diente.

Para ello se usan CURETAS bien afiladas y luego se pulen los dientes con Copa de Goma.