Muchas personas no tienen en cuenta la salud  de su boca, cuando precisamente es algo imprescindible e incluso  a menudo se piensa que tener un poco de sangrado cuando se cepillan los dientes, es algo normal y esa apreciación es errónea. Los problemas de encías pueden afectar a la salud en general y por ejemplo la inflamación gingival puede afectar directamente al corazón, ya que las bacterías agresivas bucales pueden pasar al torrente sanguíneo a través de las heridas de las encías y su efecto puede ser muy grave pudiendo provocar un infarto o problemas de infección de las válvulas cardíacas. A continuación, se explicará por qué hay encías sangrantes y las diversas situaciones en las que se presentan.

La causa más común del sangrado es la mala higiene bucal o descuidar la limpieza dental , ya que se acumula Placa Bacteriana si uno no se lava bien los dientes y no usa enjuagues o hilo dental, ello puede llevar a la acumulación de sarro, y puede llevar a producir gingivitis (que es el aspecto más leve de enfermedad periodontal en las encías), aunque puede ir a peor pudiéndose provocar  periodontitis, que es la enfermedad que ocasiona destrucción  del hueso de soporte de los dientes de forma paulatina.

  • También puede afectar a la encía el hecho de cepillarse los dientes con mucha fuerza, lo cual suele producir retracción de encías.
  • Tampoco ayuda el hecho de tener una enfermedad de la coagulación de la sangre, como tener falta de vitamina C y PTI (Púrpura trombocitopénica idiopática).
  • Tener falta de vitamina K.
  • La toma de algunos fármacos como son los anticoagulantes.
  • La dieta también es muy importante para la salud bucal.
  • Fumar perjudica también mucho a la encía porque la nicotina tiene entre otros muchos efectos negativos para la salud, el producir vasoconstricción de los capilares, con la menor irrigación de la encía y la consecuente disminución en la defensa de la encía ante las bacterias orales.
  • Las prótesis dentales mal ajustadas influyen también negativamente ya que puede hacer que se produzca un sangrado e inflamación por acumulo de residuos, también los brackets de ortodoncia pueden producir el mismo efecto de retención de suciedad y la inflamación consecuente.
  • El embarazo y la lactancia influyen también mucho ya que las mujeres sufren muchos cambios hormonales que afectan al sangrado en las encías.

Por todo  ello y  para combatir este sangrado se deberá seguir unas pautas para poder solucionarlo. Lo primero que se te recomienda desde la Clínica Dr. Casas-Vilar es que acudas al odontólogo ya que cada caso debe de ser afrontado individualmente y un especialista conocerá mejor el tratamiento que precisas. Si acudes a nuestra clínica recibirás el mejor tratamiento para tu salud.

Si ya tienes sangrado y quieres solucionarlo, deberás dejar el tabaco si eres fumador, cuidar la alimentación y aumentar el consumo de alimentos como frutas y verduras y alimentos que sean ricos en  vitaminas C y K, reduciendo la toma de comida que lleve azúcares y reducir el consumo de alcohol. Deberás de reducir también tu estrés y  ansiedad. Masajea las encías con un cepillo eléctrico o  manual.

Si deseas reducir  el sangrado hay una serie de pautas al respecto. Es muy simple,  hay que cepillarse los dientes tras la ingesta de cada comida. En ningún caso deberemos de dejar de cepillarnos, puesto que si no lo hacemos, aumentaríamos la infección. El ángulo del cepillado debe ser de 45º entre encía y diente y que el cepillo no sea de filamentos fuertes. Además, hay que utilizar un hilo dental y un colutorio antiséptico  para quitar restos de comida que el cepillo no puede llegar. Por supuesto,  visitar como mínimo al higienista dental una vez al año para la eliminación total del sarro y acudir periódicamente al dentista de confianza. Asimismo, el hecho de masticar comida cruda como frutas y verduras ayuda a las encías y a los dientes a fortalecerse.

Para comprobar que su encía está sana, fíjese si tiene un suave color rosa ya que este es su color natural y además  debe ser firme, que no  duela y no sangre, ni deje ver la raíz de las piezas dentales.

Si usted, tiene más dudas sobre el estado de salud de sus encías, acerca de la salud de su boca o de otros aspectos, por favor, consúltenos clicando aquí.

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, la periodontitis y la gingivitis son dos de las enfermedades más comunes en la boca. Más del 50% de la población española mayor de 35 años ha sufrido alguna vez gingivitis y un tercio padece periodontitis.

La gingivitis por ejemplo, ocurre por la formación de depósitos de sarro que no son eliminados durante la higiene diaria en las encías. Es detectable porque se produce sangrado mientras nos cepillamos. Otras pistas son la inflamación de la encía o la coloración morada. Esta enfermedad no curada puede convertirse en la periodontitis que es el mismo proceso inflamatorio-destructivo, pero con peores consecuencias ya que el  progreso de la misma conduce a la pérdida de hueso de soporte del diente y la pérdida de las piezas dentales.La enfermedad es  detectable porque aparecen  triángulos negros entre los dientes, movilidad dentaria y dientes largos con exposición de la raiz.

Hay un dato impactante y es que solamente el 14,8% de los adultos de entre 35 y 44 años tiene las encías sanas. En otras situaciones  puede haber inflamación debido a la falta de algún nutriente como hierro o vitamina C o por que el cuerpo esté sufriendo cambios hormonales como en la pubertad y en el caso de las mujeres, durante el desarrollo del embarazo y la lactancia. O también por el consumo de algún medicamento, por el uso excesivo del tabaco, por mala alimentación, por tener estrés emocional o físico o incluso enfermedades como la diabetes pueden ocasionar inflamación en nuestras encías.

¿Cómo reconocer las encías inflamadas?

Es muy sencillo, si respondes en afirmativo a estas siguientes preguntas, deberías preocuparte porque tus encías estarán muy enfermas:

  • ¿Tus encías están más rojas e inflamadas de lo normal?
  • ¿Tus encías sangran con facilidad y son sensibles?
  • ¿Notas tus encías irritadas?
  • ¿Tienes mal aliento, dolor de garganta o escozor?
  • ¿Notas tus encías moradas?
  • ¿Tienes dolor o flemones?

El único tratamiento seguro para eliminar al completo la gingivitis es en una sesión de higiene en la clínica de un odontólogo, como por ejemplo, la Clínica Dr.Casas-Vilar y con el seguimiento en casa de las pautas recomendadas. El tratamiento de la periodontitis, también se realiza en la clínica y consiste en realizar una serie de raspados y alisados radiculares, un estudio microbiológico y mediciones para llevar un seguimiento de los niveles de sarro en las bolsas. El tratamiento no  asegura que no vuelva a aparecer la inflamación ya que para mantener un estado de salud es indispensable mantener un nivel correcto de limpieza personal y profesional.

Hay otras soluciones y remedios que se pueden ayudar mediante la utilización de productos naturales, entre los que destacan:

  • Aloe Vera: Frotando un trozo pequeño de gel de Aloe Vera en las encías inflamadas 3 o 4 veces por día.
  • Clavo: Prepara colocando 5 clavos en una taza de agua caliente y deja que se enfríe antes de usarla y usalo como colutorio. Tiene propiedades antibacterianas y anestésicas.
  • Agua salada: Debes de hacer una mezcla de agua con salada y realizar buches antes y después del cepillado. Sirve para desinflamar toda la cavidad bucal.
  • Bicarbonato de sodio: Utilízala una vez por día, haciendo una pasta constituida por este producto y unas gotas de agua frotándola en la encía afectada. Evitará la proliferación de bacterias en la boca.
  • Sal y jengibre: Este truco tiene propiedades antiinflamatorias y se usa de la siguiente manera. Muele el trozo de jengibre, agrégale sal y, si es necesario, añade unas gotas de agua para conseguir la consistencia de una pasta. Usa la mezcla para dar masajes en la zona inflamada, durante un minuto y durante tres veces al día. Es importante incluir fibra en la alimentación diaria como cereales y semillas,  vegetales verdes como el brócoli y los espárragos que son buenas fuentes de vitaminas C. Por supuesto, bebe mucha agua y debes eliminar todo lo posible el azúcar que favorece la formación de bacterias y mejorar los cuidados bucales. Y obviamente, visitar a tu odontólogo periódicamente.

Ejemplo de encías inflamadas:

Ejemplo de encías sangrantes con gingivitis
Ejemplo de encías sangrantes con gingivitis

Por lo tanto, para comprobar que su encía está sana, fíjese en cómo está su encía, ya que a partir de la observación es más fácil que se detecte el problema. En el caso de la gingivitis, generalmente se observa inflamación, enrojecimiento y sangrado de la encía. En este último, si se produce sangrado, es obligatorio visitar al odontólogo ya que su boca no está sana y se le recomendará el tratamiento más apropiado para su solución. Por otro lado, la periodontitis  que también se caracteriza por presentar sangrado, tendrá además recesiones, enrojecimiento, movilidad dentaria, pérdida de hueso alveolar que da soporte a los dientes e inflamación.

Si usted, tiene más dudas sobre el estado de salud de sus encías o de su boca o de otros aspectos, por favor, consúltenos clicando aquí