Las fundas dentales y las coronas protésicas son un tipo de prótesis que recubre el diente para protegerlo o para servir de  apoyo para sustituir dientes naturales imitando su forma y su color. Pero debes conocer algunos aspectos antes de proceder a hacértelas y por ello, te lo explicamos.

Antes de profundizar en todo esto, debes saber qué diferencias hay entre una carilla y una funda dental y su respectiva utilización:

Fundas dentales

Se usan las fundas dentales para proteger piezas dentales dañadas o que necesitan reparación o para corregir la forma de algunos de los dientes o reparar un diente fracturado. Es un tipo de prótesis dental. Son más gruesas que las carillas y es necesario que el paciente acuda antes a la clínica para rebajar adecuadamente el diente previamente, después tomar  medidas y confeccionarlas en el laboratorio con el  tamaño y color correspondiente. Tienen una base metálica que las hace mucho más resistentes a las fuerzas de la masticación.

La funda dental se tiene que adaptar perfectamente al diente natural para que podamos cerrar la boca sin chocar antes en la funda que en el resto de dientes.

Carillas dentales

Se suelen usar las carillas dentales, cuando se persigue mejorar la estética dental en el sector anterior.  Algunas de las características que proporcionan son ocultar imperfecciones, cubrir espacios entre los dientes o mejorar el tono y color  de estos. Son más finas que las fundas dentales (1 mm máximo de espesor). El procedimiento  es indoloro ya que se colocan directamente sobre la pieza dental después de haber tocado mínimamente el diente y son cementadas mediante un material similar a la resina. Son muy delgadas, transparentan la luz y dan un efecto muy natural. Son resistentes pero mucho menos que las fundas y se debe de tener cuidado al morder.

Sonrisa de dos personas

¿Cuál es la mejor funda dental para mí?

Es cierto que hay varios tipos de fundas y por ello según las características de cada una, escogeremos utilizar una u otra:

Fundas de cerámica o metal cerámica

Son las más utilizadas ya que imitan muy bien al diente tanto en forma como color. Tiene un precio medio con respecto a los otros tipos de fundas. Cuando la funda es sólo de porcelana, es la funda más estética porque es la más translúcida y se escoge para sectores anteriores. La funda de metal-porcelana es la que más se usa porque da más resistencia y es también muy bonita estéticamente. Sintetizando usaremos funda metal cerámica para sectores posteriores y fundas totalmente cerámicas en zonas estéticas.

Fundas de resina

Tiene peor acabado y menor duración que las de cerámica, y por eso son más económicas. En algunas ocasiones se utiliza de manera provisional.

Fundas de zirconio

Cuestan más caras que la de cerámica ya que el zirconio es un metal blanco muy resistente. No se usa para términos estéticos, ya que no tiene traslucidez.


Por último, todos los odontólogos, recomiendan utilizar fundas o coronas dentales en estos casos:

  • Dientes con endodoncia.
  • Dientes oscuros o manchados  que no mejoran con blanqueamiento ni carillas dentales.
  • Dientes destrozados por culpa de las caries.
  • Puentes dentales
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…